Las sanciones nos cortan las alas